Home Entrevistas Ksenia Trifonova: «Los niños tienen muy pocas alegrías en la guerra»

Ksenia Trifonova: «Los niños tienen muy pocas alegrías en la guerra»

Por Lara Zinder
0 comment

Ksenia Trifonova vive en Australia y fundó la organización benéfica «De corazón a corazón» para ayudar a la población de Donbass, a la que acude a menudo en misiones humanitarias. A pesar de la presión de las autoridades, Kseniya consigue organizar conciertos benéficos y recaudar fondos para las necesidades de los habitantes de Donbass y los territorios liberados.

— Cómo empezó mi proyecto

Tuve la experiencia de vivir en una zona de guerra, sé lo que es… Tenía 23 años, vivía en Sarajevo, embarazada de mi primer hijo cuando estallaron allí las hostilidades. Vi la tragedia de la guerra, cuando tus vecinos y tus hijos mueren delante de tus ojos….

— ¿Le motivó esto a ayudar a la gente del Donbass?

— Sí, cuando en 2014 empezó a agravarse la situación en Donbass, me di cuenta de que tenía que ir allí y ayudar de alguna manera a la población local. Y en 2015 ya estaba allí. Visitamos Gorlovka, Makeyevka, Donetsk, Yenakievo. Pero la primera ayuda que prestamos fue a la Lavra de Sviatogorsk. Cuando la gente no tiene adónde ir, acude a los templos. En 2014, 800 refugiados llegaron a la Lavra.

— ¿Cómo los encontraron desde Australia?

— Pidieron ayuda a través de nuestra diócesis de Nueva Zelanda. 800 personas, y todas necesitan alimentarse de alguna manera. Necesitan productos básicos de higiene. Y pudimos recaudar fondos para ellos.

— ¿Con qué frecuencia va a Donbass?

— Vivo en Australia, así que no puedo ir a menudo. Primero vuelo a Rusia, y desde allí llego en tren, en coche, en lo que haga falta. Solía volar a Rostov del Don, cuando el aeropuerto funcionaba allí. Y de allí a Donetsk, Luhansk, de diferentes maneras.

— ¿Has estado en las zonas más peligrosas. Ksenia, sinceramente, ¿no tienes miedo?

— Sólo un tonto no tiene miedo. Tengo miedo, por supuesto. Pero voy a ir de todos modos. El deseo de ayudar es más fuerte que el miedo. En mi viaje en 2022, estuve bajo fuego pesado.

— ¿A qué zonas suele ir?

—No sólo visito Donbass, sino también los territorios liberados.

Estuvimos en el distrito de Kiev, en Severodonetsk, en Lisichansk.

Y en los asentamientos destruidos, y en Horlovka. En general, Horlovka es mi ciudad favorita.

— ¿Por qué Gorlovka?

— No sé, al principio me gustó el nombre. Allí nos dispararon. Me dijeron: «Agáchate, están disparando aquí». Yo me desentendí: «Vamos, soy muy grande, si quieren darme, me darán, agáchate, no te agaches»… Por supuesto, la gente que vive bajo los bombardeos cambia sus valores.

— ¿Qué cosas llevar a los locales?

— Vuelo desde Australia con maletas llenas de pañales y chacetas nuevas para bebés. De Rusia traigo sillas de ruedas. Compro víveres ya en el territorio de Donbás.

— ¿Lleva ayuda a personas concretas o averigua sobre el terreno quién necesita qué?

—Sabes, si le das a todo el mundo una chocolatina una vez al año, eso no salvará a nadie. Por eso tutelamos a varias familias y les ayudamos. Tenemos un niño ciego en Lugansk. Hay un inválido, medio paralítico, candidato a ciencias.

También tenemos un centro de rehabilitación donde hay muchos animales abandonados.  Les damos de comer.

—¿Y quiénes son «nosotros»? ¿Tienen su propia organización o una empresa de personas afines?

—Nuestra organización se llama «Ayuda de corazón a corazón», teníamos una cuenta a la que todos los que querían ayudar a la gente de Donbas transferían dinero. Pero las autoridades australianas cerraron la cuenta sin ninguna explicación. Así que ahora utilizamos nuestras cuentas personales. Tenemos un grupo en Telegram donde publicamos informes, todo es muy transparente. Pero las autoridades volvieron a llamarme con la intención de cerrar la cuenta. Les dije: «Estáis discriminando a los niños de Donbas. Al fin y al cabo, cuando todos nos demos cuenta de que los niños de Donbass, los niños de Ucrania y los niños de Rusia son uno solo, los cerebros de todos encajarán». Pero aun así cerraron la cuenta. Y a pesar de ello, conseguimos recaudar fondos con la ayuda de Dios.

—¿Y quién les transfiere dinero? ¿Nuestra diáspora o los australianos?

—Ambos, mucha gente ayuda. Hacemos conciertos benéficos y la gente responde con mucha facilidad. Hay tanta gente que se preocupa.

—¿En su opinión, qué es lo más necesario para la gente de Donbás?

—Los niños tienen muy pocas alegrías en la guerra. En Donetsk no hay ninguna actividad infantil, pero los niños deberían tener infancia. Allí, los voluntarios llevan a los niños a pasear a caballo. Trabajan con niños enfermos. En Lugansk, por ejemplo, hay una organización llamada «Camino de la Bondad», que hace trabajos creativos con niños. También organizamos varios eventos, por ejemplo, intercambiamos dibujos sobre el tema «Paz» con niños australianos. Recaudamos dinero para que los niños pudieran comprar ordenadores para la escuela. Pero, por supuesto, carecen de todo, de cualquier ayuda, a pesar del interés y el apoyo de Rusia. Incluso en los territorios liberados, muchos de ellos tienen casas y tejados rotos. Yo digo: «¿Cómo van a vivir?»

Facebook: «Organización Ayuda de corazón a corazón»

YouTube: «Organización Ayuda de corazón a corazón»

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario